viernes, 12 de octubre de 2012

LA CARICIA EMPRENDEDORA de CARLOS VILLARRUBIA



LA CARICIA EMPRENDEDORA, LA QUE NACE DE LA HUMEDAD EMOCIONAL Y ABRE LAS PUERTAS DE LA SABIDURÍA AFECTIVA.LA VOZ INTERIOR QUE RECUPERA LA FUERZA DEL ORIGEN Y EL AMOR INDESMAYABLE A LA VIDA. LA CARICIA EMPRENDEDORA FUE TAMBIÉN EL TÍTULO DE UNO DE MIS ENCUENTROS DE CREACIÓN AFECTIVA EN EL ECOCENTRO MADRILEÑO, DONDE COMPARTÍ PALABRAS Y MÚSICAS CON TANTOS AMIGOS Y TANTAS COMPAÑERAS EN EL UNIVERSO CREATIVO.PARA ILUSTRAR MI TEXTO LA MÁGICA COLABORACIÓN MUSICAL DE DOS GRANDES AMIGOS Y MAESTROS, CON LOS QUE HE COMPARTIDO EXPERIENCIAS, TERTULIAS Y TAMBIÉN TAREAS CREATIVAS, JUAN PARDO Y PEPE ROBLES.


                                                    LA CARICIA EMPRENDEDORA

                                                       de CARLOS VILLARRUBIA

                                               La mano creadora, la que transforma aridez en humedad, recelos en ríos de confianza, la acritud en distendido contraste de pareceres.Sí, embajadora de caricias emprendedoras, impulso que no se entretiene en mecer aterradoras cunas. Ser ángel activo, mostrarse y demostrarse como espacio abierto.Ser canal por la ciudad de tus ojos para que los deseos naveguen por Brujas, Amsterdam, Venecia, Treviso, tal vez por Estrasburgo.Fluir y dejarse recorrer por la huella del cariño... Somos memoria, indicio, punta de lanza en el mapa de los sentidos.Nacemos para llenar soledades, ¿quién puede así sentirse solo?Más allá de las fronteras, la naturaleza compañera, la palabra alada.

                                               Ya soy como tú paisaje, geografía amiga en el atribulado respirar del Universo. Y soy eterno peregrino gracias a los labios que me nombran.Si sobreviene el apagón, recupero la energía del geiser que brota de mi.Dentro, en la habitación más escondida del ensueño, crece tu doble anímico, el que reaparece cuando todo se traspapela. Siempre encuentra latido en el caos, ventanas para la visión luminosa.

                                               Cuando te encuentres desamparado, al otro lado de la red de carreteras, lejos de agendas y pensamientos, fuera del compás del deseo descubre tu ser iniciático y fundacional. Tú eres vida y puedes esparcirla, despertarla con la fuerza de tu caricia emprendedora. Sin miedo, con tacto, suavemente, deslizándote por la superficie sin temor a los rastrojos, generando climas de bienestar.No debemos soñar con que alguien acuda  a robarnos de nuestra aparentemente placida pasividad. Tomar impulso, acariciar la vida, abrazar sin desesperación cualquier asomo afectivo que nos lance guiños a nuestro paso.

                                               Y entonces, saber dibujar amor con nuestros dedos sobre la superficie de la tierra. Beber del amor y darse fluidamente para que mane la humedad del encuentro. Sólo así , coleccionaremos lugares vinculantes y no itinerarios de fugas. Sólo así olvidaremos la canción del olvido.Y empezaremos a amar sin miedo, a ser amados y a despertar iniciativas en el desierto de las ideas.


                                                CARLOS  VILLARRUBIA

                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario